2009/04/06

La habitación del terror



Como ya he dicho más abajo pasar de dormir en una buhardilla con un saco y quince personas más (en Uclés) a dormir en una habitación propia se agradece pero eso no es óbice para que tenga tambien sus "cosillas" que ahora contaré.

Cuando llegamos a la instalación (un convento de monjas) la organización nos asignó nuestras habitaciones y una chica nos acompaño a nuestro piso.

Al llegar a la puerta de mi habitación la chica se despidió amablemente y se fue y yo me quedé con la emoción de como sería mi habitación.

Al abrir la puerta vi un pasillo largo que giraba a la derecha y supuse que ahi estaría la cama.
El caso es que ahi solo había una mesa y lo primero que pensé es: "¿Tengo que dormir sobre la mesa?Yo no veía nada más que eso hasta que me di la vuelta y frente a mi vi una cortina que descorrí enseguida y cual fue mi sorpresa que alli habia una cama con una mesita de noche y una silla.
La imagen que me vino a la cabeza fue la de mis terrores infantiles, aquello era igual que la habitación de la niña del Exorcista. La cama, la mesita y la silla del padre Carras estaban ahi.
¿Y se suponia que yo tenía que dormir ahí?

Si no fuera suficiente con el aspecto de la cama y todo eso tengo que comentaros que el encender la luz añadia más leña a mi antiguo trauma. Al darle al interruptor tardaba 5 minutos en encenderse la luz, se encendia un segundo se apagaba y asi sucesivamente hasta que se encendia por completo y todo ello acompañado por un BLAM! BLAM! BLAM! Todo aquello era aterrador de veras.Gracias señoras monjas por devolverme un trauma de niñez.

Una vez me repuse de la impresión ya me pude instalar y como ya he dicho mucho mejor que en Uclés.

En la habitación solo iba a dormir y a pasar el rato cuando no encontraba a nadie con el que estar en la convención (que en esta ocasión gracias a Haldir fueron menos veces que en la anterior convención)
El primer día a la hora de irme a dormir cual fue mi sorpresa cuando me meto en la cama y tenia forma de arco de medio punto. Dormia con la barriaga más alta que los pies y la cabeza.

Lo mejor fueron los conciertos nocturnos de peña follan... estooooooo! diremos "fornicando" ya que era un centro religioso y hay que respetar. Pues eso, que: POM! POM! en las paredes y otros ruidos guturales que omitiré. Y cuando acababan los "Teloneros Fornicadores" empezaba el tenor Vikingo a obsequiarnos con sus ronquidos nordicos. Así que dormir lo que se dice dormir... hasta bien entrada la noche que el cuerpo ya no podía más y caia rendido hasta la mañana siguiente. Menos mal que me llevé el mp3 y pude escuchar un poco a Bruce en varios conciertos en directo.

Para acabar con las cosas curiosas de la habitación no podemos olvidar el baño, en concreto la bañera/ducha. Cada vez que me iba a duchar tenía que dejar que corriera el agua por que salia más roja que cuando Dios tiñó de sangre el Nilo como una de las plagas a los egipcios. Imaginaros el primer día que me meto todo confiado y empieza a salir ese agua roja/anaranjada...
Lo dicho me tocó la habitación del pánico.

3 comentarios:

Mothglin dijo...

¿Y te quejas? Pero si parece que todo fue muy divertido... yo me estoy partiendo! xDDDDD

Voltorine dijo...

Pues nada! A la próxima convención vas tu a ver si te lo pasas tan bien vivido en primera persona.
XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Telchar dijo...

Lo del agua roja nos pasó a nosotros también y por lo que parece pasaba en todas las habitaciones de esa ala. Nos tocó la ala más vieja y sin reformar, aunque no me quejo, las instalaciones estaban bastante bien en mi opinión.

A los fornicadores tendrías que haberles cortado el rollo golpeando a la pared diciendo "qué aneu forts mal parits?" a ver si vuelven a empreñar, digo, fornicar XDD